[Reseña] Pensées Nocturnes ‘À boire et à manger’ (Autoeditado, 2016)

Grupo: Pensées Nocturnes (Francia).
Título del disco: “À boire et à manger”.
Estilo: Avant-garde Black Metal.
Formato: CD, Digital.
Sello: Autoeditado.
Fecha de publicación: 16 de Enero de 2016.

Pensées Nocturnes es y será aquel grupo que la mayoría de la gente mira de reojo y con cierto desdén, ¡y no me extraña! Empezando su trayectoria musical con un asombroso trabajo del DSBM más sinfónico jamás visto, la travesía de su música se sumergió en un mar de locuras y obscenidades sonoras no aptas para cualquier oyente. À boire et à manger supone su quinto álbum tras ocho años de existencia, un trabajo que sigue con la línea evolutiva que se viene dando desde el eslabón perdido que supuso su disco Ceci est de la musique, un nuevo vástago de la paradigmática genialidad de Vaerohn. La cuestión es cómo de disfrutable resulta ser este último lanzamiento, porque los álbumes de PN siempre son complicados y sus virtudes se camuflan dentro de un paisaje grotesco y provocativo.

Hay varias maneras de afrontar tanta disparidad melódica: la más común es bien sencilla, rechazar todo este mejunje vanguardista, pero los amantes de lo extravagante no somos tan asustadizos, por lo que optamos por la segunda opción que es deshacernos de cualquier convencionalismo y aceptar esta música tal y como es, una manifestación casi anarquista del modelo académico. No obstante, por mucho que seamos afines a los sonidos nuevos, esto no libra a PN de la crítica objetiva y, por desgracia, en este último lanzamiento hay bastantes palabras disconformes que deben ser dichas.

Soy un verdadero fan de Vaerohn, algo ya expresado numerosas veces en este blog, pero si hay algo que no funciona soy el primero que no duda en decirlo, motivo por el cual me siento apenado por tener que desmontar un trabajo que prometía mucho.

À boire et à manger pretendía ser otra prueba más de que la música “horrible” es capaz de cautivar como cualquier otra, pero en él está tan concentrado la esencia de la disonancia que no consigue desarrollar con eficacia una premisa cruda y directa sin dañarse a sí mismo. Aunque este hecho casi se da en el álbum previo, Nom d´une pipe! estuvo a punto de escribir su propia esquela nada más salir al público, su sonido era demasiado excesivo y harto complicado de digerir, aunque después de varias reescuchas (bastantes más de las esperadas) uno conseguía vislumbrar ese encanto oculto que poseía, pero los oyentes con poca paciencia se rendían a medio camino. En este caso, las escuchas secundarias, terciarias, etc., no sirven de apoyo y la confusa estructura del disco se derrumba sobre sí misma y por varias razones.

El principal ingrediente del desastre reside en la homogeneidad relativa que se percibe en la mayoría de los temas. ¿A qué se debe ese matiz de relatividad? Pues porque estamos hablando de composiciones vanguardistas y todo es dinámico, algo inevitable debido a su esencia, pero las variaciones rítmicas y melódicas que están presentes son turbias por el aparente caos, las disonancias y ese adulterado y enviciado aspecto de ruido que chapotea con cada nota. La complejidad a lo hora de explicarlo supone una verdadera barrera lingüística, pero digamos que ni la inmensa instrumentación que está arraigada a las canciones logra combinarse lo suficientemente bien como para disminuir ese aspecto tan enfermizo.

Los riffs y las bases rítmicas resultan poco llamativas en general, Black Orleans Bump e Interlude satierienne (intro e interludio, respectivamente) sí que desempeñan con efectividad una apariencia grandilocuente, pero por un simple y llano motivo, son las canciones más nítidas y más puras, las que están más centradas en ejercer un estilo más tradicional, pero sin olvidar lo extraño y oscuro. El apartado vocal también ha perdido encanto debido a la falta de elementos estimulantes, si bien Vaerohn ejecuta una voz más grave y dramática en la primera mitad (impulsada con algunos coros espontáneos), en la segunda parte los temas adquieren una voz más sucia y cruda, cercana al raw black metal. También noto en falta una mayor espontaneidad en el intercalo de los gritos y la voz limpia y el canto femenino apenas está presente (se puede escuchar únicamente en L’aphone et la flore y en la La java niaise y de manera breve), a diferencia de los discos previos.

Los atributos atmosféricos son escasos también. Un poco de nieve auditiva en Black Orleans Bump, un llanto fantasmal en Interlude satierienne, un desenlace cargado de misterio en Les yeux boiteux, y un inicio circense en L’Hélicon. Estas cuatro aportaciones son todas las manifestaciones ambient que podremos escuchar en À boire et à manger. Bastante por debajo de lo que estamos acostumbrados con Pensées Nocturnes.

En definitiva, el grandísimo problema de este álbum es que está enfermo. La obsesión de Vaerohn por las disonancias a focalizado su música en un planteamiento que abandona los matices complementarios que engrandecen tanto ruido compositivo. Ya (casi) no existen interludios cinematográficos, ni las revoltosas ni rocambolescas secuencias de jazz picaresco, ni el ingenio insospechado de elementos inanimados incorporados al tinglado, y la magia que antes residía en las canciones ha disminuido de manera alarmante en este último trabajo. Quizás en el próximo álbum la mente pensante sea acunada por la musa de la inspiración y así volveremos a escuchar a un Vaehron auténtico, aunque que también es posible que la decadencia innata de Pensées Nocturnes esté, simplemente, decayendo. Amarga ironía.

6/10

Nui

Temas recomendados: “Interlude satierienne”.

Tracklist:

1-Black Orleans Bump.
2-Le rat des goûts.
3-La marche de travers.
4-Interlude satierienne.
5-Les yeux boiteux.
6-L’aphone et la flore.
7-La java niaise.
8-L’Hélicon.
9-Morceau en moins.

PENSÉES NOCTURNES

https://penseesnocturnes.bandcamp.com/

Anuncios

4 pensamientos en “[Reseña] Pensées Nocturnes ‘À boire et à manger’ (Autoeditado, 2016)

  1. “la magia que antes residía en las canciones ha disminuido de manera alarmante en este último trabajo.” joder, tan mal esta la cosa? 😦 pobre Vaerohn! yo creo que está de vuelta y media de todo, eso puede ser bueno o fatal para un artista como él.
    Su último disco debió suponerle un esfuerzo considerable, y para qué? solo para que nuel y deadxramones puedan pegarse el gustazo de escuchar sus progresiones y desvaríos en la comodidad de su hogar, como sin devoraran ávidamente unas ostras con champán en un antiguo chateau a los pies de los alpes…

    • jajajajjaajaja Pues mira, en la reseña no lo puse porque no venía a nada, pero a mí el anterior disco (el que tanto le gustó a deadxramones) me pareció insufrible la primera vez que lo escuché XD
      Luego le di más escuchas y me seguía pareciendo malo, pero fui paciente hasta que al final me acabó gustando (aunque no tanto como los otros), pero este sé que no va a mejorar con las escuchas. Nom d´une pipe! era bastante peculiar y muy distinto a los anteriores, pero este es un poco más de lo mismo pero con falta de chicha y ninguna idea nueva. Simplemente, es como si no estuviera inspirado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s