[Reseña] Titaan ‘Kadingir’ (Aeternitas Tenebrarum Musicae Fundamentum, 2016)

Grupo: Titaan (país desconocido).
Título del disco: “Kadingir”.
Estilo: Black Metal con influencias del Death Metal / Ambient.
Formato: CD, Digital.
Sello: Aeternitas Tenebrarum Musicae Fundamentum (Italia).
Fecha de publicación: 29 de Enero de 2016.

Todos somos superficiales, en mayor o meno medida, de eso no quepa duda, y siendo consciente de ello en mi día a día intento mantener a raya mi álter ego amante de lo vistosamente atrayente. Las etiquetas genéricas resultan (muy) difíciles de ignorar pero al menos procuro no exaltarme ante cualquier término atractivo; sin embargo, si existe algo de lo que aún no me puedo resistir es la estética esotérica del black metal.

Pese a mantenerse con buena compostura la vestimenta puntiaguda y el corpse paint más fantasmagórico posible, empieza a coger fuerza el nuevo movimiento del secretismo, en donde bandas con diferentes componentes se mantienen bajo el anonimato de las tinieblas y los solo projects se atavían de un vestuario conservador y taciturno. En esta ocasión la solemne presencia del músico Lalartu atrajo mi atención en demasía, con una imagen que parece personificar a alguna deidad de un manga seinen.

Efectivamente, Kadingir plasma musicalmente pasajes conceptuales sobre Dios, los demonios y la equilibrada balanza de la cosmología metafísica. Sin duda alguna, el black metal era la mejor expresión artística para ensalzar aquello que terrenalmente conocemos como ocultismo.

El medio para predicar todo ese pensamiento filosófico radica en dos vertientes totalmente opuestos pero que funcionan en un mismo marco, siendo estables y complementarios como el yin y el yang. El ambient y el black metal.

El black metal que profesa esta obra está arraigado a una vía radical y extrema, superior a la brutalidad propia del estilo. Como pariente cercano a Anaal Nathrakh, Titaan ejecuta una vía sonora de potencia abrumadora en la que podemos apreciar cierta presencia del death metal (sobretodo en la ejecución vocal) pero manteniendo como un aliciente fijo la oscuridad del black. El resultado de tal alarmante fusión permite que coexista un dúo entre guturales y shrieks bien sostenidos, que la batería resuene con su especial martirio hacia la caja y unas ejemplares guitarras que enturbian la atmósfera.

En general, es apreciable una clara tendencia al raw black, la instrumentación es basta en ejecución y la distorsión es prominente también, pero también se desarrolla un evidente sonido de la vieja escuela en la que priman las mezclas de teclados con el ruido global, y unos buenos riffs melódicos que simluan el encanto de aquello que pudimos escuchar con Burzum e Immortal.

La ejecución vocal es heterogénea y las técnicas ya mencionadas se pasan el balón con acertado ritmo, manteniendo la atención de aquel que las escuche, como pasa con Maladie pero en una escala (bastante) menor. También destaca el canto gregoriano que suena en segundo plano en algunos temas (Titaan y Sebet Babi), dando énfasis a un grupo de herejes que parecen ensalzar la figura de un ídolo oscuro.

El ambient está muy bien trabajado dando a la luz diferentes recreaciones unipersonales. La intro Apsu se erige sobre una hipnótica base drone que recuerda a las obras psicodélicas de la banda Fear and Aghast, mientras que Anur es de corte instrumental y oscura pero sin acercarse a las disonancias de Moëvöt; Itima posee un ritmo funesto que acompaña el mantra incomprensible de algún creyente por lo oculto; Kingu y Utukagaba adquieren personalidad propia con los aires exóticos que traen consigo los acordes; AzagMagururnuabzu y Kuan son más simples en sonido al elaborar atmósferas dark ambient que sirven de interludio y; por último, Nibiru contiene en su interior el alboroto de la naturaleza, un paisaje nocturno acunado por el viento que silenciosamente resuena con aparente tranquilidad.

La producción, en resumidas cuentas, es buena y equilibrada con el intercambio continuo de temas furiosos a temas pausados, pero hay ciertos problemas respecto a algunas transiciones, como ocurre en Sebet Babi, canción que termina antes de tiempo y luego prosiguen unos cuantos largos segundos que no aportan ni suspense ni nada mínimamente simbólico, parece un fallo de edición. Por otro lado, en Titaan y en Nibiru el final ocurre de manera abrupta, y asombra que ambos temas de tan buena calidad finalicen de una forma tan inapropiada.

Puede que a alguien excesivamente purista no le apasione el planteamiento dado en este trabajo, pero para el resto de amantes del raw, del death, del black y del ambient este full-length les proporcionará de 68 minutos sustanciosos.

8/10

Nui

Temas recomendados: “Nibiru”.

Tracklist:

1-Apsu.
2-Nis Ilim Zakaruhj.
3-Anur.
4-Titaan.
5-Itima.
6-Sabitu.
7-Sebet Babi.
8-Magururnuabzu.
9-Kingu.
10-Kadingir.
11-Utukagaba.
12-Azag.
13-Peta Babkama Laruba Anaku.
14-Erset La Tari.
15-Kuan.
16-Nibiru.

TITAAN
https://www.facebook.com/titaan.official/

AETERNITAS TENEBRARUM MUSICAE FUNDAMENTUM
http://www.atmf.net/
https://www.facebook.com/aeternitas.tenebrarum
https://twitter.com/ATMFOUNDATION
https://atmfsssdtp.bandcamp.com/
http://eshop.atmf.net/
https://soundcloud.com/atmfoundation

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s