[Reseña] Penumbra `Senderos del olvido´ (Independiente, 2016)

Grupo: Penumbra (España).
Título del disco: “Senderos del olvido”.
Estilo: Power Metal/Thrash Metal.
Formato: CD, Digital.
Sello: Independiente.
Fecha de publicación: 15 de Enero de 2016.

Siempre me han sorprendido esas bandas que irrumpen en el panorama lanzando un full-length sin ningún tipo de trabajo previo. En este caso, los toledanos Penumbra se atreven a estrenar el 2016 con un trabajo formado por 10 temas que llevaron su tiempo de cocción. Veamos qué tipo de gusto nos provoca.

Con La última herida la oferta es clara. La buena producción y el desempeño evidente de todos los integrantes es notable. Cada una de las ejecuciones individuales tienen su aquel, nada pasa desapercibido, pero también es perceptible cierto aspecto relativamente negativo, un factor que con las siguientes canciones termina por confirmarse. Penumbra pretende tener de todo y, por desgracia, el que mucho abarca poco tiene.

Esta afirmación se fundamenta en las variaciones estilísticas que van proliferando con los consiguientes temas, dejando en evidencia cualquier elemento mínimamente constante. Y es que en general, aunque todo reluzca de manera atractiva no podemos disfrutar de un conjunto unificado y parece quedarse más bien en un hecho anecdótico.

El teclista siempre presente emula a un piano clásico de carácter melancólico y contrastado respecto al resto de la instrumentación, recordándonos a algunas composiciones de metal gótico, pero eso solo ocurre en determinadas ocasiones, mientras que el piano electrónico lo reemplaza y adquiere unas características completamente distintas, siendo raudo y ambiental en el resto de momentos, estando más o menos compensado pero desigual respecto al enfoque instrumental que se le da en cada canción.

Diego Escobar, encargado de ejecutar el aspecto vocal, posee una voz realmente buena, consistente y agradable, que profesa el canto limpio en la gran mayoría de la obra, sin embargo, hay cierta tendencia intermitente por tornarse brutal y salvaje, rasgada y casi gutural por momentos. Si bien podríamos ver esto como resultado de la influencias thrash y como un aliciente más a la variedad, no es tan reiterado como para sacarle el suficiente jugo al juego del contraste. Por otro lado, siempre he sido un oyente que ha prescindido de atender a las letras, siendo el black metal el género al que le dedico mucho tiempo es normal no preocuparse por discernir qué quieren decir los shrieks, pero en esta ocasión las líricas se entienden perfectamente y no pueden pasar desapercibidas, quedando en evidencia que el significado, la fuerza del mensaje, es más bien pobre y su relevancia no es destacable, cuando en realidad los grupos españoles siempre han sido capaces de producir versos entrañables, poderosos o cautivadores. En este aspecto lo comercial y lo superfluo rige la temática de todos los temas.

Las guitarras desempeñan un papel loable, tienen cierto virtuosismo en fragmentos aislados y con ellas se desarrolla más firmamente el carácter progresivo que se percibe en pequeñas porciones a lo largo del álbum, moviéndose y sacando provecho del power y del thrash, tanto tradicional como posterior, provocando situaciones de tensión en Renacer o en Miseria, canción en la que algunos cuantos acordes se acercan peligrosamente al djent que podemos oír con Meshuggah, mientras que en otras los solos son muy buenos y surgen con bastante frecuencia. La batería también sigue la tendencia de las guitarras, pero está más equilibrada y es más constante en su sonido sin tanta pretensión estilística.

La principal pega que tiene este estreno reside en la escasa cohesión que podemos apreciar entre los diferentes temas. Seguramente se deba a la falta de experiencia ya que este mismo problema surgió allá por el 2012 con la grabación de la primera maqueta, tal y como sentenció el teclista Isaac Berraco “parecía que cada canción la había hecho una agrupación diferente”. Resulta habitual encontrarse con este fallo en un grupo inexperto, al querer abarcar todo tipo de influencias y de buenas ideas se termina por no ser capaz de dirigirlas por un mismo sentido.

Si este mismo desempeño se impulsase con una concepción abiertamente progresiva podrían conseguirse grandes resultados, pero en Senderos del olvido todo termina por quedarse en medias tintas. Una pena porque el potencial está ahí. En definitiva, el disco es disfrutable pero su falta de dirección y autoconvencimiento musical le juega una mala pasada.

7,5/10

Nui

Tracklist:

1-La última herida.
2-Tu sentencia.
3-Despierta.
4-Renacer.
5-Sin Dios.
6-Miseria.
7-Destino.
8-Senderos del olvido.
9-El pacto.
10-Juicio.

PENUMBRA
https://www.instagram.com/penumbrametal/
https://twitter.com/PenumbraMetal
https://www.youtube.com/user/Penumbrametalband/
https://www.facebook.com/grupopenumbra/timeline

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s