[Artículo] La problemática de los géneros (tercera parte): Los hijos bastardos del Metal

 

Con este último artículo alcanzamos el final de lo que vendría siendo mi trilogía informativa y, como era de esperar, se ha reservado un clímax conceptual para este decisivo momento. Aclaradas las cuestiones iniciales que dieron pie a esta especie de ensayo amateur toca desvelar la incógnita que dejé en el aire en el artículo previo, “¿son inmutables los riffs?”. Obviamente, la respuesta es no.

El riff, como toda obra creada por el hombre, tiene las limitaciones clásicas de un elaboración mundana, lejos de ser un dogma divino, su ductilidad se aferra a los caprichos del músico y las particularidades de su sonido se metamorfosean cual camaleón. Tal y como se dijo previamente, los riffs son distintivos, son la marca que patrocina cada género, pero el hecho de que estos tengan una evolución paulatina implica cierta inseguridad respecto a su origen como tal; es decir, del mismo modo que uno puede volverse loco con la la duda de qué fue antes, si el huevo o la gallina, uno puede poner bastante nervioso si intenta resolver cuando una cosa es X o es Y si los límites entre ambos son difusos.

Pongamos un ejemplo, ¿cual fue la primer grupo de Heavy Metal? En los 70, cuando el Hard Rock estaba en auge y su sonido empezaba a evolucionar a algo más extremo, ¿en qué momento el riff de este dejó de serlo y pasó a ser aquello que después se llamaría Metal? Algunos afirman que todo empezó gracias a Led Zeppelin, mientras otros dicen que fue Black Sabbath el grupo primigenio. La verdad es que dar una respuesta categórica a dicha pregunta resulta osado, incluso blasfémico para los seguidores de las bandas contrarias, y está claro que es un tema de polémico debate, pero esto mismo refleja ese aire de incertidumbre al que hago mención. La evolución de los riffs, ya sea en este estilo o en otro, siempre va acompañado de unos matices minúsculos que poco a poco van formando algo nuevo, como un vaso de agua que se llena gota a gota.

tumblr_ntokqfB0Lb1s9y3qio1_1280

Por lo tanto, en el desarrollo de los géneros podríamos distinguir varias partes:

-El comienzo: Lleno de influencias de las ramas sonoras de las que parte, comúnmente llamado proto-(lo que sea), como por ejemplo, el proto-black metal, proto-viking metal, etc. Este inicio surge de las bandas que buscan potenciar unas ideas partiendo de unas bases conocidas, consiguiendo un sonido nuevo pero sin alejarse en demasía de sus orígenes.

-El desarrollo: Llevado a cabo por una nueva oleada de grupos que tuvieron en cuenta las nuevas ideas aportadas por las bandas anteriores y las propulsan a un nuevo nivel. Llamado como “primera ola”, esta corriente consigue crear un género inédito que, sin embargo, aún mantiene influencias perceptibles de sus antecedentes.

-Maduración plena: Alcanzada en la mayoría de los casos cuando se da la “segunda ola”, momento por el cual los músicos consiguen distanciar el nuevo género de sus predecesores y adquirir un sonido totalmente distintivo.

Esta metamorfosis paulatina es la causante de la variabilidad sonora de cada género que se da a lo largo de varias décadas, de ahí que el Doom de los 70 no sea igual al de los 90, por poner un ejemplo. Pero las ansias de innovación siempre están presentes y las mentes pensantes optan por evolucionar y evolucionar, elaborando nuevas tendencias. Algunos crean nuevos géneros por el afán de la experimentación y otros, sin embargo, optan por continuar su creatividad creando misceláneos musicales, en donde entran en juego no solo una base estilística, sino dos o incluso más, lo que da cabida a otra enredadera conceptual que no solo trae consigo una nueva esencia musical, sino arduos debates sobre cómo catalogarlo. Los “pequeños” quebradores de cabeza a los que hago mención son 5: Progressive Metal, Experimental Metal, Avant-garde Metal, Alternative Metal y Nu Metal.

progressive_metal_by_redalakchiri-d3r953v465176302_Metal_Collage___xCore__Nu__Alt_by_DemensionsOfInsanity_answer_2_xlarge

Estos vástagos metaleros están tan llenos de añadidos y características impropias del Metal que casi parecen bastardos perdidos, sin embargo, rechazan que se les considere otra cosa que no sea Metal y, ciertamente, todos pueden ser considerados como tal, pero la cosa no es tan sencilla y a veces la denominación que se le da al sonido de una banda parece más bien arbitraria que legítima. Imaginemos que en una canción cualquier podemos percibir Jazz, Funk, Rock y Metal (típica mezcla que podemos encontrar en varios de estos géneros peculiares), a la hora de ponerle una etiqueta, ¿cómo la describimos? Tal vez, ¿Progressive Metal? o quizás… ¿Progressive Rock? ¿qué factor determina que se le llame de una manera o de otra? Obviamente, el sonido predominante es el que marca el nombre.

Aunque en una composición musical podamos escuchar distintos estilos, si hay uno que sobresale sobre el resto eso significa que ese es el género protagonista mientras que el resto no son más que invitados. Es bien sencillo de entender, la problemática comienza cuando se considera que cualquier composición que incorpore Metal tiene derecho a ser considerada como tal. Avenged Sevenfold, Tool, Between the Buried and Me, Linkin Park… todos ellos son grupos bien conocidos que padecen la misma desgracia, no son bien vistos por la totalidad de los metaleros, habiendo dos bandos claros: los seguidores que defienden que su música expande los límites del Metal y los detractores que afirman que eso no es Metal ni es nada. La verdad es que es un tema que hay que mirarlo con lupa y reflexionar mucho sobre la idea que se tiene del género.

Sin ir más lejos, en el momento de auge del Nu Metal hubo muchos (pero muchos) detractores que clamaron a los cuatro vientos que eso no se debería llamar Metal, que no era más que una estrategia de marketing para vender más discos (supongo que la etiqueta “Metal” será más atractiva) o, sino, por puro capricho de las discográficas. Siendo analíticos lo que sí es cierto es que el Nu Metal está conformado por Funky, Rock, Rap, Metal y Electrónica (una mezcla de asombro) y algunos cuantos especialistas lo consideran parte de la evolución metalera (Sam Dunn añadió al Nu Metal a su listado elaborado en su serie documental Metal Evolution, por ejemplo), pero también muchos otros lo ven de otra manera completamente distinta (entre ellos los responsables de la web Metallum).

episode-image-320x180Ciertamente, prefiero no dar mi opinión sobre el asunto porque ya me he visto involucrado en varias disputas sobre si X grupo de Progressive/Alternative/Experimental/Avant-garde/Nu debería ser considerado Metal o no, pero la reflexión al respecto es interesante. Todos estos grupos inmersos en continuos debates conceptuales, ¿son la progresión natural del estilo más versátil del panorama o, por lo contrario, no son más que un extraño experimento que, forzosamente, la gente denominó Metal por no saber cómo llamarlo?

Sea cual sea la opinión personal de cada uno, si X o Y, lo fundamental es disfrutar del aporte musical que nos ofrezca cada una de estas bandas.

Nui

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s