[Reseña] Clandestine Blaze ‘New Golgotha Rising’ (Northern Heritage, 2015)

Artista: Clandestine Blaze (Finlandia)
Título del disco: “New Golgotha Rising”
Estilo: Black Metal
Formato: CD.
Sello: Northern Heritage (Finlandia)
Fecha de publicación: 2 de Abril de 2014.

El paso de los años sienta bien al infatigable Mikko Aspa. El trajín de proyectos y sellos aún le permite sacar discos a un nivel muy alto. Experimentando una progresión que suma interés a cada nuevo título, sin caer en la tentación de mezclar black metal con la electrónica, una de sus muchas otras facetas.

Clandestine Blaze exorciza la mejor época de Darkthrone (de “A Blaze In The Northern Sky” hasta “Panzerfaust”), lo que es para muchos la quintaesencia del black metal noruego, pero revistiéndola de asco, brutalidad (“Consumed by Flames”) y aportaciones personales (“Final Hours of Sacrifice”). De hecho si el black finlandés de los noventa Beherit, Archgoat, Impaled Nazarene… se distingue por algo, es justamente por su enorme crudeza y bestialidad.

Una discografía con una aureola a culto donde destacan títulos como “Fire Burns in our Hearts” (1999) “Night of Unholy Flames” (2000), “Deliverers of Faith” (2004) o sus splits con Deathspell Omega y Satanic Warmaster. En cambio otros discos con mayor aceptación entre la comunidad true como “Fist of the Northern Destroyer” (2002) me parecen un coñazo (sí algún riff a lo Darkthrone por aquí, algún otro ritmo a lo Celtic Frost por allá, pero la batería suena a lata y sólo conoce el tupa-tupa). Su verdadero aliciente, el virulento ataque contra las religiones semíticas en forma de textos políticamente incorrectos, soltado como un erupto maloliente en toda cara.

Esta vez, encontramos menos teclados y momentos de aflicción doom que en su anterior “Harmony of Struggle” (2013) en mi opinión, un disco muy infravalorado que toma lo mejor de su catálogo. Esta lleno de gambazos (que importa) y tiene a los omnipresentes años noventa en el mapa, pero puede alardear de más recursos que los primeros.

“New Golgotha Rising” es un disco más directo que el anterior. Material sucio y feo con su discurso misantrópico y espíritu ortodoxo intacto. Si alguien desea lo contrario, que espere sentado. Su tono es inevitablemente pesimista. El mundo se ha convertido en un nuevo Golgotha sembrado de cruces que esperan nuevos inquilinos.

Caja aporreada con ensañamiento al estilo de Burzum, Judas Iscariot… que se ajusta a la limitada capacidad de las one-man-band en sacarle brillo a la bateria. Hay casos peores.

La dinámica que sigue “Fractured Skull”, recuerda poderosamente al segundo disco de Burzum. Esto puede percibirse como una derivación (o porque no llamar a las cosas por su nombre: plagio), pero de la misma forma que Burzum copiaba a Bathory o Darkthrone a Celtic Frost. Quizás no es exactamente lo mismo pero, Clandestine Blaze solo calca la parte y no el conjunto.

Riffs que apestan a los noventa pero con partes llenas de disonancias sui generis (“Consumed by Flames” o “Final Hours of Sacrifice”) capaces de desplegar atmósferas inquietantes y desapacibles. Creo que este rasgo es lo que mejor define a Clandestine Blaze. Al final, esto es lo que debería cerrar las bocas de “haters” y clientes de Nuclear Blast, exculpando de todo posible estancamiento. Parece que si no te dedicas al avant-garde o hacer mezclas tipo black metal meets power electronics parece que vivas en los 90 y tampoco es eso.

Más que mejorar (sería un término inapropiado) la producción ha ido adaptándose a cada disco. Del sonido opaco de “Fire Burns In Our Hearts” a la crudeza salvaje de “Night of Unholy Flames” o el frío extremadamente dañino que desprende “Deliverers of Faith”, cada pieza mantiene su identidad de forma aislada. Orgánico, de distorsiones granuladas y tonos oscuros su sonido es mucho menos lofi que los primeros Satanic Warmaster pero lo suficientemente feo y crudo para gustar a los seguidores del black menos convencional.

En otras partes, las que menos, los riffs suenan gruesos y saturados como en “Culling Species”. El trato de la voz en este tema, nítida pero ronca como en tu peor resaca, resulta convincente. Sin acabar de encajar con el resto, es un tema bastante pegadizo.

Los dos cortes a modo de conclusión, son largos y fatalistas. Donde aparece el teclado que echábamos en falta en los primeros temas. “Passage to the Creed” y “Final Hours…” son las mezclas más compactas, logrando un soberbio conjunto sólido y muy atmosférico. La parte final es de lo mejorcito del disco. Así los sonidos identificables en los primeros temas, pasan a ser crudos y atmosféricos en el último tramo, más difícil de sintetizar. Si aún crees que esto es un plagio, ya no sé que más puedo decir, a parte de “no hace falta que sigas leyendo”.

“New Golgotha Rising” fluye a diferentes velocidades, provocando estados entre la agresividad y el desanimo. Suficiente brutal para enganchar y variado para no hacerte bostezar. Igual que su creador, Clandestine Blaze juega a todo o nada. Te gusta o lo detestas. Los detractores (los mismos que habrían lanzado mierda contra Fenriz y cia. en los noventa) se quejan de la falta de matices; otros justamente verán ahí su encanto. Guste o no, aquí no hay sitio para temas flojos ni término medio.

8/10

K.

CLANDESTINE BLAZE
https://clandestineblaze.bandcamp.com/releases

NORTHERN HERITAGE RECORDS
http://www.northern-heritage.net
https://www.facebook.com/NorthernHeritageFinland

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s