[Reseña] Monocube – Blue Dusk /// Red Dawn (Midira Records, 2014)


Artista: Monocube (Ucrania)
Título del disco: “Blue Dusk /// Red Dawn”.
Estilo: Dark Ambient / Drone.
Formato: CD Digipak limitado a 190 copias.
Sello: Midira Records (Alemania)
Fecha de publicación: 15 de Diciembre 2014.

Cubos, conos y otras figuras geométricas son frecuentemente asociadas al drone y la música creada con soporte electrónico. Por lo que el nombre de este proyecto, procedente de Ucrania, me parece una buena opción para describir las resonancias nocturnas que se pierden por el horizonte de la lejana Odessa.

Cuatro años ha necesitado Monocube alias de Andrzej Gladuszewski para seguir desde “Vibramina Maeroris” (2010). Un disco marcado por la corriente ritual / drone ambient característica de la conocida casa finlandesa Aural Hypnox. Las formas experimentales, frecuencias perturbadoras y atmósferas lánguidas de su anterior trabajo, sólo esbozaban parte del potencial artístico que empieza a ponerse de manifiesto en su actual obra.

Con un enfoque menos experimental pero de dinámicas más complejas, “Blue Dusk /// Red Dawn” es un disco ambiental, elegante y extremadamente sugerente.

Su artwork se distancía de los paisajes árticos, espaciales o industriales que nos tiene acostumbrado al dark ambient por otros de anatómicos, tanto aún más gélidos al tacto. Como rasgo constante del género, el disco puede percibirse como banda sonora con su propia iconografía. Así Monocube y PMAM colaboran en un libro titulado “SYZYGY”, que consta de 100 páginas con fotografías en color y b/n. Estas sirven para ilustrar la oscura naturaleza multifocal del disco y viceversa. Sólo existen 10 copias.

SYZYGY

Tomando lo etéreo de Troum y la reiteración armoniosa de Rapoon, Monocube traza líneas minimalistas con patrones repetitivos que oscilan en intensidad. Densos paisajes sonoros, que pasan por el ambient mezclándose con el drone. No tardan en atraparnos con su naturaleza hipnótica.

Cuatro imágenes desenfocadas, tomadas al azar, que despiertan sensaciones dispares, agrupadas bajo un mismo concepto. Basta con fijarse en el antagonismo (crepúsculo/amanecer) para darse cuenta que existe un nexo narrativo, así como una estética y sonido uniforme, pero lo suficientemente diferenciado los unos de los otros, cómo para no reiterarse. De este forma, los puntos cardinales se han invertido. Desorientados, vemos anochecer por el oeste y amanecer por el lado contrario.

Meditativa y distante, el corte inicial “blue dusk” es ambient de melodías etéreas hechas de un material más plácido que Maeror Tri, pero con frecuencias graves esporádicas y leves sonidos articulados desde la penumbra. No existen bases aplastantes o una producción digital de 24-bit. Esta se encarga de emborronarlo todo, distorsionando ciertos elementos sutilmente, para crear una textura conjunta que avanza con enlutado velo de procesión.

Más desnuda y solemne, se nos presenta el drone atmosférico de timbres ritualistas en “The sun that never was”. Frágiles resonancias que esparcen distorsión en dosis ínfimas. O lo que es lo mismo, minimalismo bien entendido. Aquí perdemos las coordenadas: Lisboa, Moscú o el círculo polar. Recuerdos o autoengaño?

Mientras que en el tercer corte, la base rítmica es el núcleo de su fuerza amenazante. Bajo de tono metálico y guitarra sintética. Pequeños chirridos comprimidos producto de su exploración en las grabaciones de campo. Los tambores de corte marcial en el medio, tendrán algún sentido para Andrzej, pero a un servidor le parecen totalmente fuera de lugar. Además evocan conflictos pasados (y por desgracia también actuales) que cuestan de encajar con los rincones urbanos y momentos de (auto)contemplación descritos hasta ahora.

Más drones que fluctúan en espiral, alargándose, desde el centro gravitatorio de “Sea salt”. Atrapados en un pesado movimiento de vaivén. Sumergidos bajo olas de un azul oscuro casi negro.  Un tema hipnótico que borra las barreras del tiempo. Superponiendo capas pero manteniendo la pulsación, el océano nos arrastra a un espacio muerto. Somos lo que las olas han masticado y escupido.

“Blue Dusk…” es un disco que elude la monotonía e insufla fluido emocional a las extremidades de un cuerpo hueco. Un acercamiento casi visual a la abstracción, que logra una intensidad catártica poco común. Monocube desprende una seductora oscuridad que provoca el mismo efecto imán que el de una mosca revoloteando por la suave arista de la Dionaea.

8,5/10

KaliYuga

Temas recomendados: “Blue Dusk”, “The Sun That Never Was” y “Sea Salt”.

Tracklist

1. Blue Dusk (11:49)
2. The Sun That Never Was (6:59)
3. Red Dawn (8:27)
4. Sea Salt (12:20)

http://bandcamp.com/EmbeddedPlayer/album=300891824/size=large/bgcol=ffffff/linkcol=0687f5/tracklist=false/artwork=small/track=2303721580/transparent=true/

MONOCUBE
https://www.facebook.com/monocube.official/

MIDIRA RECORDS
http://midirarecords.bandcamp.com
http://midirarecords.bigcartel.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s