[Crónica] DEATH IN JUNE + DIE WEISSE ROSE + SPIRITUAL FRONT (Underworld, Londres 7.12.14)

Londres es una ciudad que siempre apetece visitar y aún más cuando es para ir de concierto. Puesto que este año, Death In June no pasan por Barcelona y la cita de Madrid cae en día laborable, aprovechamos el puente de Diciembre para ver a Douglas P. y compañía en el Underworld de Camden, que justamente el día anterior albergaba el SE:UK Industrial Alliance con Sutcliffe Jugend, Brighter Death Now, Deutsch Nepal, Raison D’Etre, Nordvargr, IFOTS, Trepaneringsritualen entre otros.

Otro año y otra gira de Death In June justo antes de Navidades. Si esto sigue así, van paso de convertirse en una tradición casi tan navideña como el árbol. Ya nos da igual que ni presenten nuevo disco, ni que la gira se llame “The Giddy Carousel Tour” (Europa en ruinas? No, el aniversario de “The Wall of Sacrifice” que cumple 25 años!), el caso es poder escuchar un repertorio que ha marcado a generaciones. Es fácil darse cuenta de esto, con sólo mirar las caras de nuestro alrededor, en la semi-oscuridad de una sala prácticamente abarrotada (aún quedaban entradas en taquilla).

A punto de cumplir los sesenta, Douglas P. dio un sensacional concierto doble, partido en dos mitades como deferencia para con los que tenían que coger el transporte público. Al final resultaron ser cuatro gatos que además apuraron prácticamente hasta el final. Ya os avanzo que esta fue una noche memorable, aún así, empezaré por los contras, cómo no, un tema extramusical.

Mes y medio antes, empezaron a generarse dudas y confusión. La organización nos mareó con sus imprevisibles cambios de cartel, fecha y horarios.

Ya me había hecho a la idea de escuchar las oscuras canciones tradicionales del emblemático Andrew King, y el también artista local Naevus, pero fueron remplazados por Simone Salvatori (Spiritual Front) en solitario, que volvía a Barcelona el pasado Octubre. Ni ganamos, ni perdimos, es simplemente otra historia.

Para no coincidir con el festival de Cold Spring celebrado el sábado (eso ya se sabía meses antes), se movió el concierto al domingo (en el pub The World’s End ya vimos gente con camisetas de Trepaneringsritualen). Cambio molesto pero comprensible por otra parte. Seguimos.

A consecuencia del cambio de día, se tuvieron que rediseñar los horarios. Observamos (con expresión desencajada) cómo el programa oficial de la sala colocaba a DIJ los primeros del lineup con sólo 45 minutos (!!!) tiempo del todo insuficiente para repasar su extensa discografía. Mal pintaba la cosa, pero nos equivocamos. Por suerte todos estos inconvenientes se remediaron. Ahora vamos con lo que dio de sí esta extraordinaria noche.

D E A T H  I N  J U N E ( P R I M E R A  P A R T E )

Un inicio prácticamente calcado al que pudimos ver en Barcelona hace un año, con Miro Snejder introduciendo a modo versión lounge temas como Life Under Siege, Wolf Rose…

Después, este versátil hombre del antifaz, acompaña con la percusión la salida de un Douglas P. enmascarado y con el camuflaje de rigor, haciendo sonar insistentemente una campanilla ante el cálido recibimiento de su público.

Luego interpretan “He’s Disabled”, “Giddy Carousel” y la siempre bienvenida “Hail! The White Grain”.

Aparece Murphy para atacar una de las partes más poderosa de su set con “We Drive East”, “Death of a Man”, “Bring in the Night” y la hipnótica “Till the Living Flesh is Burned” de su recientemente reeditado primer LP (también sendos vinilos re-masterizados de “The Corn Years” y “The Wall of Sacrifice” en 2014). Así tenemos en frente las tres máscaras, voz rebotando en el techo de la sala y percusión haciendo temblar el suelo del Underworld literalmente. Una de las partes que más disfrutamos, sin duda.

El eslovaco se esfuma tras las cortinas y ya tomando la acústica, destacaron las interpretaciones de  “Accidental Protégé”, “Luther’s Army” una preciosa “Symbols of the Sun” y la versión totenpop de “Peaceful Snow,” que sigo diciendo me convence más en piano (y teniendo a Miro, no entiendo porque no le saca más partido al chico). Además la falta de sintetizador y otros elementos característicos sus primeras etapas como la trompeta, no consigue transportar el encanto de esas grabaciones al directo (y repito, tiene a Miro, almenos para los teclados).
El repertorio fue increíble. Y no os fiéis del setlist, con tanto “request time” como hubo, hay muchas cosas que se colaron por ahí que no figuran en las hojas (escritas por ambas caras), como por ejemplo “Flies Have Their House”, “Fall Apart” o “She Said Destroy” y sólo quedarán para el dulce recuerdo de los asistentes. Eso es, las peticiones fueron las propias de un auténtico concierto entre amigos. Recuerdo hasta cuatro peticiones que fueron satisfechas de inmediato por Douglas como el caso de “To Drown a Rose”, etc.También repitieron versiones de “Giddy Carousel”, “Peaceful Snow”, “Luther’s Army” o “Rose Clouds of Holocaust” supongo que para la gente que no hubiera llegado a tiempo durante la primera parte, pero a los que sí estábamos desde la apertura de puertas, se nos hizo extraño. Prácticamente tocaron todas las de RCOH: “Omen-filled Season”, “Symbols…”, “Luther’s Army”, “13 Years of Carrion”, “The Accidental Protégé” y como no “Rose Clouds…” que cómo de costumbre fue coreada. También le pegaron un buen repaso a los álbumes “All Pigs Must Die” y “Wall of Sacrifice” en la segunda parte.

Otro momento muy esperado fue “But, What Ends When the Symbols Shatter?”, (creo que al final de la primera parte) que sigue sonando enorme.Continua más abajo.

S P I R I T U A L  F R O N T  S O L O

Desde la publicación de “Armageddon Gigolo” en 2006, que Spiritual Front han presentado sus canciones, ebrias de nihilismo canalla y romances de una noche, a lo largo y ancho del continente. Nos consta que Simone Salvatori es un gran compositor y en directo, aún sin el soporte de una banda y acompañado solamente por un bombo que insistía en huir, nos convenció con su simpatía y savour-faire.

Bronceado por el precario sistema de focos de la sala (con luz roja casi permanente), mostró una gran soltura adaptando unas canciones concebidas para su cabaret alternativo, a un formato intimista pero lleno de contagiosa energía. Así se despachó rotundas y convincentes interpretaciones de “Odete” de “Rotten Roma Casino” y su lista de clásicos como “Bastard Angel”, “Jesus Died In las Vegas”, “Slave” en la que repitió el final a capella, “I Walk the (dead)line” y otras perlas como “Hey Boy” de su más reciente “Open Bounds”.

Una excelente actuación de un grandísimo artista, ideal para verlo en un club pequeño a dos palmos de distancia.

Spiritual Front Solo Setlist (aprox.)

Odete.
Bastard Angel.
Jesus Died In Las Vegas.
Slave.
I Walk the (Dead)Line.
Hey Boy.

D I E  W E I S S E  R O S E

Turno para los daneses y una de las razones de peso para acudir a este evento. En directo, Thomas Bøjden (alias DWR) ha colaborado con miembros de Death In June, Allerseelen, Foresta di Ferro, Jännerwein y L’Horrible Passion entre otros. Esta vez iba acompañado por Kim Larsen de OTWATM y Gary Carey de Joy Of Life, ambos como asistentes de lujo. Estos, cumplieron su cometido de forma precisa, no tansolo repitiendo los patrones rítmicos más simples, sino que Gary también remató algún redoble entre silencios que precisaba más concentración por su parte. Si observáis la grabación del “Runes and Men” de Dresden, notaréis cómo el órgano en “Immer Weiter und Weiter” se desmarcha y aún así, sigue sin inmutarse. Además, su presencia con esas gorras y uniformes negros es de lo más provocadora, por no mencionar, lo que representan sus respectivos grupos para los seguidores del género. Si soys tan novatos en esto del martial industrial que no conocéis a Die Weisse Rose, deciros que en directo es lo más parecido a ver los primeros Der Blutharsch, primeros Blood Axis o LJDLP, aunque les deba demasiado.

DWR es una manifestación de la libertad, una celebración nihilista del espíritu muerto y enterrado de la vieja Europa. Su breve actuación estuvo cargada de una fuerza conmovedora, a través de tambores hipnóticos, sofocantes samplers marciales, gritos de obstinación irracional y catedrales neoclásicas erigidas por el sonido del órgano en temas como “Immer Weiter und Weiter”.

Ambientaron su inicio con el coro infantil de una canción navideña en francés, no hace falta decir que muy apropiada para estas fechas, y otra referencia más (a parte del nombre) en nuestro subconsciente a la espléndida obra documental de Erik Konofal.

Ya en el segundo tema, pasan a las melancólicas notas del piano de “At the Doorsteps of our Temple” con Gary, Kim y Thomas dado la espalda al público, emulando la portada del “Nada” de Death In June, mientras nos alcanza su profunda carga poética.

El tono de voz de Thomas en “Unser Leben Geht Dahin Wie Ein Geschwatz” se altera y su cuerpo pasa de lo inmóvil, a sacudir el pie de micro y colocarse bien el flequillo. Sus gritos “Let our lives be short, the shame will be FAR FAR FAR too long!” rozan un histerismo calculado, acumulando una suerte de redención por una deshonra cometida; una idea embebida de románticismo suicida que se asemeja al bushidō, del cual Mishima (que adorna el poster del concierto, en una pose a lo San Cristóbal) es su representante más moderno.

Hablando del escritor japonés, en DWR existe un claro componente poético que elude a la tradición europea, pero también al esoterismo pangermánico (“Our Life Passes Away Like Idle Chatter”). Durante el set, nos abraza una miserable sensación de pérdida y fracaso, que en el fondo nos reconforta de nuestras vidas de móvil y séries de TV. Poética que en directo nos transmite el tono grave de voz y sus marcadas dinámicas con la constante acometida de la percusión, marcando el ritmo de cada estrofa.

Eché en falta algún tema más reciente como el single “Flamme” (lleva años paseándose con este repertorio). Me pregunto si alguna vez la habrá llevado al directo? Su actuación se hizo realmente corta.

“La Rosa Blanca” evoca borrosas imágenes de una Europa que no volverá a ser. DWR toma el relevo de grandes formaciones industriales de corte militarista, con piezas que desprenden absoluto magnetismo. Vuestra oportunidad para sentir el poder arrollador de su poética marcial. Así lo demostraron en Londres.

Die Weisse Rose Setlist (aprox.)

Intro
A Marthyrium of White Roses
At the Doorsteps of our Temple
Unser Leben Geht Dahin Wie Ein Geschwätz
The Solitary Volcano
Immer Weiter und Weiter
As The Last Of The Rose Petals Are Shattered

D E A T H  I N  J U N E ( S E G U N D A  P A R T E )

La segunda mitad de su actuación fue una incógnita hasta el mismo instante en que apareció Miro.

Se inició prácticamente de la misma forma que la primera, con Snejder al teclado sacando sonidos con un enfoque más experimental, encima de sus acordes clásicos. Mención especial para las versiones de “The Enemy Within”, “Rose Clouds…” Luego se ata la máscara y vuelta a empezar.

Sólo retomar la actuación, y con el buen sabor de la primera parte, Douglas toca otras de mis favoritas “Leopard Flowers”, “Runes and Men”… Para más adelante, regalarnos unas memorables interpretaciones de “Hollows of the Sun”, la preciosa “Good Morning Sun” o el bis de “Giddy Carousel” (aunque tanto “bis” no era necesario)

Los temas más cantados entre las primeras filas fueron justamente los que tienen a los cerditos de su àlbum del 2001 como protagonistas, es decir “All Pigs Must Die” (imposible no cantarla), “Flies Have Their House” y la psicótica “Tick Tock”, introducida con la frase “This is a story about people who like to waste time… waste my time, waste your time.” del gran Boyd Rice. También recuerdo el público participar activamente en “She Said Destroy” y “Death of the West”, así como los excéntricos chillidos de vaquero de Douglas. Terminaron con “Fields of Rape” a petición popular.

Esperaba la colaboración de alguno de los otros grupos, que al final no ocurrió.

Quedaron fuera del setlist “Heaven Street” y “C’est Une Reve”, que por suerte pudimos escuchar en su pasada gira.

Fueron más de dos horas de concierto con un Douglas cercano, repasando parte de lo mejor de su discografía. Agradecimientos al público con mucha gente venida del sur de Europa. Un concierto muy especial que esta vez sí, nos dejó más que satisfechos.

 

Death In June Setlist
Primera Parte
(Miro Solo)
Life Under Siege.
Wolfrose.
Come Before Christ and Murder Love.
(Douglas P. + Miro)
He’s Disabled.
Giddy Carousel.
Hail! The White Grain.
(Douglas P. + John Murphy + Miro)
We Drive East.
Death of a Man.
Bring in the Night.
Till the Living Flesh is Burned.
(Douglas P. + John Murphy)
Ku Ku Ku.
Because of Him.
Accidental Protégé.
Peaceful Snow.
Luther’s Army.
The Mourner’s Bench.
Symbols of the Sun.
The Cathedral of Tears.
13 Years of Carrion.
Disappear in Every Way.
To Drown a Rose (request)
All Pigs Must Die.
Flies Have Their House.
Fall Apart.
But, What Ends When the Symbols Shatter.
Rose Clouds of Holocaust.
—Segunda Parte
(Miro Solo)
The Enemy Within.
Leper Lord.
Rose Clouds of Holocaust.
(Douglas P. + John Murphy)
Leopard Flowers.
Runes and Men.

Luther’s Army.

He’s is Disabled.
The Maverick Chamber.
Giddy Carousel.
Takeyya.
Hail! The White Grain.
Omen-filled Season.
Hollows of Devotion.
Good Morning Sun.
Peaceful Snow.
All Pigs Must Die.
Hullo Angel.
Honour of Silence.
Tick Tock.
Death of the West.
Fields of Rape.

Texto y Fotos por KaliYuga

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s