[Reseña] Trepaneringsritualen – ‘The Totality of Death’ Programme A (Malignant, 2013) + Programme B (Silken Tofu, 2013)

Artista: Trepaneringsritualen (Suecia).
Título del disco:
CD#1 “The Totality of Death” Programme A Ltd Edition (Malignant Records)
CD#2 “The Totality of Death” Programme B Ltd Edition (Silken Tofu)
Estilo: Dark Ambient / Death Industrial / Drone / Ritual Ambient.
Formato: Digipak de 6 paneles. Ltd a 500 copias.
Sello: Malignant Records (EE.UU.) y Silken Tofu (Bélgica)
Fecha de publicación: 21 de Junio de 2013.

“AY HEILIGE BEGERTE DER MINNEN.
WIE STAERC ES UWE CRACHT IN
DER MINNEN DER SIELEN. HET ES
ENE SALIGE PASSIE ENDE. I SCARP
QUALE ENDE ENE MORDELEKE
TORMENT. ENDE ENE UERLANGEN
DOET ENDE STERUENDE LEUEN.”
Después de cinco años de trayectoria ejemplar, abarrotada de cintas de cassette en tiradas reducidas, Trepaneringsritualen (abreviado como T x R x P) finalmente lanza simultáneamente a través de dos sellos, un recopilatorio doble que exceptuando su debut “Ritualer, Blot Och Botgöring” (Harsh Head Rituals, 2008) reeditado en vinilo en 2012 y “Septentrional”(Hanson, 2010) corrige y aumenta su discografía con cortes inéditos. Un gesto impagable para todos aquellos, fuera de su círculo de amigos, que no pudimos acceder a estas primeras grabaciones. Los temas han sido redistribuidos en este nuevo espacio, de forma que todo encaja perfectamente en este collage maligno de zumbidos y sonoridades industriales desballestadas. Dos discos disponibles por separado o en una edición bundle, que alimentará nuestro inconsciente con ritos macabros.  
Oscuridad, blasfemia, escatología paranoide de los que están viviendo en el final de los tiempos… T x R x P es la puerta de entrada a un reino de desolación, una experiencia cercana a la muerte más real que la propia realidad. Es un culto hierático de imágenes profanadas fabricado en la mente de Thomas M. Ekelund (Dead Letters Spell Out Dead Words, Nullvoid, Teeth) y jefe del sello When Skies Are Grey. Su minucioso trabajo se centra en la investigación sonora y la transgresión de la iconografía religiosa occidental. T x R x P se mueve dentro un amplio espectro de subgéneros: del industrial al dark ambient menos artificioso con claras reminiscencias a Cold Meat Industry. Adepto a la estética del ritual ambient y death industrialde los 90, su sonido también comparte algunos elementos industrial noise con proyectos del mismo sello Malignant, como Navicon Torture Technologies. 

Temas concisos caracterizados por dinámicas congeladas, que en muchos casos se repiten de forma insistente. Voces distorsionadas llenas de sufrimiento y alienación mental que vagan por una dimensión fantasmal. Y es que la ferocidad de las voces, propia de un ente maligno, nos lleva otro plano de horror. Aunque por muy perturbadas e irreconocibles que se muestren, reciben un trato distinto en cada caso, una excelente labor que suma gran interés a cada pista.
Básicamente encontramos cuatro tipos de composiciones no excluyentes entre sí. Al contrario, “The Totality of Death” es una representación polimórfica del gran abismo existencial. Así reconocemos partes dark ambient cercano a los paisajes sombríos de Archon Satani o Funerary Call sin melodías ni orquestaciones, death industrial que lo conecta con Brighter Death Now, Anenzephalia y Mz.412 más ritualistas, drone minimal muy esquemático que recuerda vagamente a Maeror Tri o Halo Manash y noise experimental deudor de los seminales :zoviet*france:, todas con un trasfondo ritualista parejo y siempre dentro de su tremenda singularidad. A pesar de estas comparaciones, el concepto de T x R x P no es derivativo de ninguno de los nombres mencionados (a excepción de Brighter Death Now como pioneros en su género), lo cual le otorga una posición prominente dentro del panorama ritual/death/ambient actual. 
Aunque estamos hablamos de una recopilación, su sonido no sufre altibajos. Consigue un tono orgánico lo-fi bien mesurado, con una reverberación hueca que le confiere un toque muy característico. Es como si la grabación proviniera de las entrañas de un cadáver putrefacto exhumado de una fosa olvidada o de una cavidad craneal trepanada (sacada de los dibujos que ilustran su debut). Posee un encanto mórbido que no miente, respetando las texturas originales, sin camuflarlas bajo montones de capas superfluas. 
A priori existen dos grandes divisiones, una vertiente introspectiva y otra extremadamente visceral. A esta segunda pertenecen los ataques furibundos de “Death Reveler”, “All Hail The Black Flame”y “Drunk With Blood”.
La aportación experimental engloba desde sonidos sintetizados hasta instrumentos orgánicos manipulados de forma absolutamente pragmática. Por ejemplo, la base para el exorcismo de “Death Reveler” se construye a partir de una guitarra y un pedal de distorsión con el control de gain al máximo y el tono saturado de graves, a la que se añade un simple triángulo que a modo de alarma logra crear un ambiente de pánico.
En el segundo caso, encontramos más patrones rítmicos básicos de inclinación ritualista como en “All Hail The Black Flame”que harán que tu espíritu tiemble, se encoja y baile en el fuego de la maldad intrínseca a nuestra especie de depredadores. 
El asalto noisecon taladro en mano o vampirismo terrorista ultrasónico de “Drunk With Blood” conseguirá sacar tu parte más malvada. Una tortura infligida por una cara ensangrentada que aparece de la oscuridad para arrastrarte a su morada. Y a pesar de todo, el cuerpo te pide repetir, una y otra vez, este chute de adrenalina malsana. 
Posicionadas entre estos ataques psicóticos, sondearemos las profundidades abisales del inconsciente en “Cherem”. Y recibiremos más pulsaciones de bajo estremecedoras, ecos y chirridos en “Lord Of This World”, tema inédito. 
Existen pequeñas variaciones sobre la fórmula. A veces son drones sin percusión Edifice Of Nine Sauvastikas”o con percusión För Svears Väl“, otras con una carga instrumental más densa. De una forma u otra, las composiciones de Ekelundvan revelando lentamente un sentido ceremonial. Un ejemplo de esto es Van Zeven Manieren Van Heilige Minne” título que hace referencia al poema místico de la monja cisterciense holandesa Beatrijs Van Nazareth sobre las siete fases del amor. Un canto elegiaco sobre la muerte del ego y la entrega total a Dios. Es el corte más extenso y que cuenta con más instrumentos: voz, guitarra, piano, sintetizador, percusiones, campanas y gong. Debido al tañido de estos últimos, podría tratarse de una visión espiritual budista, si no fuera porque la iconografía judeocristiana que maneja T x R x P es profundamente herética. Por este motivo, cuesta adivinar un interés concreto por otro culto que no sea el ocultismo o un primitivo chamanismo practicado con collares de huesos. 
Ya hacia el tramo final, nos sumergimos en el ambiente narcótico de “Birth of Babalon”, perfecto para exorcizar algunos de los demonios de las páginas de “Pseudomonarchia Daemonum” o algún otro tratado sobre Ars Goetia. 
Aún cree alguien que podrá ver algo de luz a través de este material opaco? “Lightbringer” titulada así supongo que en honor a Lucifer, fulmina cualquier esperanza. Drones rebotando entre loops marcianos.  Más angustia y masoquismo. 
“Judas Goat” editado como single 7” este mismo año por Fang Bomb, es una construcción prototípica de canción poptanto por su forma, sigue el patrón verso-estribillo-verso, como por su duración. Aunque reverenciada por algunos como su tema más reconocible, no es para nada definitorio de su estilo, todo lo contrario. Lamentos ahogados, tambores marciales, una caja de ritmos analógica que separa los compases del estribillo. Extrañas voces conducidas por la reverberación que las convierte en indescifrables. En definitiva, una celebración de la traición y la ortodoxia industrial-noise más pop con regusto retro. 
Para finalizar, una divertida versión de “C’est un Rêve” de Death in June incluida en la cassette de “Veil The World”, el tema dedicado al “carnicero de Lyon”, criminal de guerra nazi prófugo y colaborador con los servicios secretos americanos.

Artwork interior de “The Totality of Death”

“RACE DE CAÏN, AU CIEL MONTE
ET SUR LA TERRE JETTE DIEU” Baudelaire
En el “Programme B” nos esperan más psicofonías y fenómenos electrónicos paranormales, asaltos en pasajes oscuros, maniacas voces distorsionadas empapadas de reverb. Básicamente nos volvemos a encontrar con una sucesión de pistas cortas por lo general, que podrían servir como banda sonora de algún film de estética subterránea y carácter simbólico.
Temas como Decoupage De L’Ormepertenecen a la tercera categoría (drone ambient) que mencionábamos anteriormente. Es una profunda inmersión sensorial en un espacio claustrofóbico determinado tan solo por drones y simples loops. Su amenazante martilleo hace que mantengamos la tensión y el más leve ruido nos sugestione, sin saber realmente qué tipo de criaturas se esconden en nuestra imaginación. 
Otros aplastantes ritmos industriales como la contagiosa percusión tribal de “Veil The World” o “Eucharist Of Shit & Piss” donde una fuerza oculta se adueña golpeándonos sin cesar. Entre su ritmo hostil, encontramos una cadencia perfecta, cómo se suceden gritos y pausas, que nos arrastra de forma irremediable. 
La ironía de titular un tema (y un sello) “Beläten” traducido del sueco como “contento”, reproduce la malvada voz del interior, que se ríe de su dueño. “Beläten” es una comunicación fallida, dentro de las galerías húmedas del subconsciente por las que se arrastra el remordimiento. Calma tensa. No hay variación, solo una recelosa recopilación de interferencias. 
Por otro lado tenemos a “Sacrament & Crucifixion” y “Champ Sacré” escritas encima de una base de ultragraves, que van cayendo como proyectiles. Pequeños ruidos levitan a su alrededor, mientras los gritos de la bestia al estilo BM, subyugan tus sentidos, se imponen sobre tu débil voluntad y te convierten en esclavo del mal. 
Sigue sorprendiendo el trato vocal como los lamentos ultragraves de “Rúnatal” y “Den Fallne Domaldrs Lik”, que más que deshumanizadas, apuntan a un origen sobrehumano. Mientras que “Nekyiae”, donde perturbadoras frecuencias que fluctúan sobre un ritmo marcial, es un buen ejemplo de industrial-noise.
La presentación en un digipak de 6 paneles es elegante y sobria, con pequeñas variaciones en el diseño que no pasarán inadvertidas a los curiosos.
Un recopilatorio apropiado tanto para iniciados en estos submundos como para neófitos, dado lo asequible que resulta a nivel estructural. Enseguida podréis acceder a su corrupto interior, en un viaje sólo de ida (luego si arruináis vuestra vida, no nos hagáis responsables). Espléndida trayectoria la de Thomas M. Ekelund con este proyecto, del que esperamos siga a este nivel, proporcionando más oscuridad y demencia hasta que sus propios límites se lo permitan.

10/10

K.

Programme A

1 Death Reveler (4:56)
2 Edifice Of Nine Sauvastikas (10:02)
3 För Svears Väl (4:50)
4 All Hail The Black Flame (3:41)
5 Cherem (5:43)
6 Lord Of This World (3:33)
7 Drunk With Blood (3:37)
8 Van Zeven Manieren Van Heilige Minne (14:47)
9 The Birth Of Babalon (2:54)
10 Lightbringer (3:22)
11 Judas Goat (3:35)
12 C’Est Un Reve (Death in June Cover) (4:02)

Programme B

1 Beläten (5:02)
2 Eucharist Of Shit & Piss (3:28)
3 Sacrament & Crucifixion (4:04)
4 Champ Sacré (3:54)
5 Decoupage De L’Orme (6:16)
6 Veil The World (3:48)
7 Nekyiæ (2:29)
8 A Ω (4:22)
9 Rúnatal (5:07)
10 Repeating (Anti-Memory) (7:29)
11 Didymus Christ (3:39)
12 Den Fallne Dómaldrs Lik (14:18)

TREPANERINGSRITUALEN
http:://de-za-kh-a-da-sh-ba-a-ha-v.se
https://www.facebook.com/Trepaneringsritualen

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s