[Reseña] Iceage ‘You’re Nothing’ (Matador, 2013)

Grupo: Iceage (Dinamarca)
Título del disco: You’re Nothing.
Estilo: Post-punk, Hardcore-punk, Noise-rock.
Formato: CD, LP+mp3.
Fecha de publicación: 18 Febrero 2013.
Sello: Matador. (EE.UU)

El culto a la juventud. Instantáneas borrosas, narices rotas y manchas en la ropa. Michael Pitt en un film de Gus Van Sant que vimos juntos en la cama. Tatuajes caseros, flequillos, runas pintadas en blanco sobre las roídas paredes de un squat en Copenhague. Dedos amarillentos y noches interminables de borrachera. Quinceañeros drogados hasta las cejas en la puerta de un after camino del primer metro, etc…

Los daneses Iceage nos pintan doce sugerentes postales de viaje por la adolescencia, llenas de teen spirit y desengaños, que suenan al mejor legado de la Factory Records (excluyendo Happy Mondays y demás acid-ravers) después de largas sesiones etílicas con Minor Threat, el post-punk inglés de Gang of Four o Wire y un puñado de grupos noise-rock y no wave neoyorkinos como Swans, Sonic Youth, etc… Pero no acaba aquí la cosa, estos muchachos también tienden su paraguas a artistas como David Bowie y Nick Cave como muestran sus influéncias en temas como “Burning hand”.

Los orígenes del grupo más visible de la escena N.W.O.D.F.Y. se remontan a 2008. En sus filas pasó como guitarra de sesión Alexander Olsen de Sexdrome, esa panda de psicóticos sexuales trastornados que disfrutan atemorizando a los daneses de bien con su carnicería sonora de ruidoso blackened punk.

“You’re nothing” es fresco, emocional y decadente. Y eso es algo realmente sorprendente, ya que la edad de sus miembros no sobrepasa la veintena. Malditos nórdicos! Qué envidia malsana me dan! Mamando acordes y aporreando la batería de papá antes de aprender incluso a escribir su nombre. A esto es a lo que deberían dedicar sus esfuerzos los blandengues ingleses que se arrastran con una jazzmaster en la mano. Pero claro, solo su vocalista Elias Bender tiene más carisma y actitud que Interpol y la mayoría de grupos del Joy Division revival juntos.

Su primer disco “New Brigade” (What’s Your Rupture?, 2011) fue aupado por los de Pitchfork otorgándoles cómo no, una buena dosis de hype innecesario. Singular caso el suyo, uno de los pocos ejemplos en que el periodismo hiperbólico está totalmente justificado.

En “You’re nothing” se olvidan de sus LP’s de black metal noruego para moverse con soltura entre sonidos post-punk y hardcore universitario mezclado con slogans ebrios de romanticismo. Piezas como “Ecstasy”, “In haze” o “Everything drifts” están destinadas a convertirse en himnos generacionales para jóvenes hedonistas, sin trabajo a los que les ha tocado vivir en estos tiempos de angustia vital y falta de expectativas. A Thatcher aún se la recuerda en los barrios obreros del norte de Inglaterra. O tendría que empezar hablar de Merkel y los neocon? Mejor lo dejamos para otro día.

Y si hablamos de himnos, “Wounded hearts” es uno escrito para hooligans, de los que se cantan un sábado noche con los pantalones mojados de pis. Melodías proclives a tocar la fibra y estribillos pegadizos sobre una sección rítmica imparable.

Encontramos uno de los mejores momentos en “Everything drifts” donde suenan precisos, con unas letras iconográficas de tono solemne “nature is violence, violence is grace” y unas deliciosas melodías guitarreras que ganando terreno velozmente pasan del hardcore melancólico a la euforia anfetamínica y vuelta a los sudores del bajón. Todo servido por un bajo distorsionado que ensucia las bellas trazas de la guitarra, ahora rápido ahora lento, para finalmente desarmarse.

“Burning hand” es un sermón, del tipo al que nos tiene acostumbrados Nick Cave, de cuerdas chirriantes que revientan a las pocas vueltas para crecer en intensidad. Algo que consiguen a bases de acelerar un ritmo a base de golpes de muñeca, verter capas de ruido de fondo, para despegar en un vehemente pero corto vuelo a ras de suelo.

Quizás el momento más optimista de su catálogo de corazones rotos lo encontramos en “Awake”. El tema más nítido y rico en cuanto a producción, donde los distintos elementos que incorporan se reparten equilibradamente. Le sacan partido al bajo y en líneas generales las guitarras suenan más agudas que pesadas como en “You’re nothing” y las atmósferas más saturadas como en el caso de “Ecstasy” donde parece como si el ritmo se desacelerara pero lo que sucede en realidad, es que el tono desciende hasta ahogarse. Todo está bien fundido en un grueso muro de ruido dejando el protagonismo a la espléndida labor vocal.

El asunto del interludio me descoloca. El tercer tema y creen necesario meter a modo de chill-out unos ritmos marciales que parece compuestos por Henrik Nordvargr Björkk ? Ese tattoo de DIJ en el antebrazo del guitarra lo delata. Supongo que trataban de ser “artísticos”, nada más.

Iceage se mueven en la frontera entre el post-punk y el noise-rock, mostrándose con la habilidad para crear atmósferas y unos entramado complejos a partir de simples elementos como cuerdas y batería, que ya en sí mismo valorizan unos temas cargados de lirismo subterráneo, pasando fácilmente de la crudeza a los matices sofisticados.

El disco sale en diez días. Si no has hecho la reserva ya estás tardando.

8.5/10

K.

ICEAGE
http://iceagecopenhagen.eu
https://www.facebook.com/IceageCopenhagen

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s